top of page

¿Cuantos disruptores endocrinos tiene tu ropa?



No es ningún secreto que cada vez hay más agresiones hacia nuestro cuerpo, y por ende hacia nuestra salud, participes en ello las grandes industrias como la de la alimentación o la moda. Hace unos días conocí una chica con problemas de salud provenientes de los tóxicos en la ropa y en concreto el poliester y derivados del petroleo ya que le crea eczemas en la piel; este caso me inspiró la necesidad de compartir esta información. En concreto hablaré sobre los disruptores endocrinos, qué son, de dónde vienen y como nos afecta si vestimos ropa contaminada. ¿Qué son los disruptores endocrinos?

Se trata de sustancias químicas, que dentro del organismo alteran o modifican el equilibrio de nuestras hormonas que están distribuidas por varias partes del cuerpo. Éstas son mediadores químicos que conectan un órgano con otro y mandan señales para un buen funcionamiento general. Estas señales químicas pueden ser interferidas, aumentadas o anuladas por otros compuestos químicos externos así como poliesters derivados del petroleo y minerales tóxicos. Todas estas sustancias son capaces de alterar el sistema hormonal, tanto en seres humanos como en animales y responsable de múltiples patologías en las funciones vitales como el crecimiento, desarrollo sexual, creando consecuencias como alergias internas, irritaciones en la piel, quemaduras o incluso cánceres. «Los disruptores endocrinos, alteran la actividad de las hormonas» ¿What? cuando me enteré de ello me quedé perpleja. Quiere decir que estas sustancias químicas tóxicas que utilizan para fabricar ropa que al alterar el efecto de las hormonas pueden enviar mensajes confusos al organismo, ocasionando múltiples consecuencias en nuestra salud de forma irreversible. Esta chica que padece una alergia de piel no es un caso excepcional sino que es un ejemplo más de las miles de personas que padecen problemas por componentes de la vestimenta con lo cual considero que es hora de tomar más enserio lo que llevamos puesto. Cada año se introducen en el mercado cientos de compuestos tóxicos, la mayoría sin los controles necesarios, con lo que convivimos con más de 100.000 sustancias peligrosas para nuestra salud. Para que nuestro cuerpo pudiese ir adaptándose a estas nuevas sustancias, harían falta milenios y no décadas, con el agravante de que estas sustancias se analizan una a una, sin tener en cuenta que al mezclarse en el organismo sus efectos se ven potenciados. Así que nuestro cuerpo va acumulando estas sustancias y de manera inevitable las va pasando incluso de generación en generación, Lo sabías? ahí viene una de las varias razones por la que en las últimas décadas están apareciendo muchísimas alergias en nuestra sociedad.

«Según los expertos el 95% de la ropa que se vende está contaminada»

Tu piel absorbe todo lo que pongas en ella, intoxicando tu cuerpo. La investigación científica relaciona los disruptores endocrinos con enfermedades que afectan:

  • Salud reproductiva femenina

  • Salud reproductiva masculina

  • Trastornos del metabolismo

  • Problemas cardiovasculares

  • Alteraciones y enfermedades neurológicas

Como ves nuestro entorno está lleno de disruptores endocrinos y aún somos muy pocos que intentamos hacer las cosas bien hechas evitando el menor impacto en el planeta y en nuestra salud. Ahora está en tus manos, tú puedes conseguir un efecto menor en tu salud y en los demás, corrigiendo hábitos con la ropa que llevas puesta.

Aquí te dejamos unos tips que espero puedas poner en practica como alternativa:

  • Ropa hecha sin derivados del petroleo ( poliester, polopieles, licras, sintéticos).

  • Empieza por vestir ropa interior ecológica para proteger las partes más sensibles.

  • Los complementos como los pañuelos, que sean de materiales naturales artesanales con tintes natural con base al agua sin disolventes

  • Pon prioridad en tu armario los tejidos nobles orgánicos como la seda, lana, algodones, lino, bambú, tencel o el cáñamo alejándote de los metales pesados.

  • Utiliza zapatos españoles, además que tienen muy buena reputación de hacer los mejores zapatos de Europa te aseguras que no llevan metales pesados y formaldehidos que queman tu piel.




Qué químicos oculta tu ropa? Lo que nos rodea, lo que comemos, lo que bebemos, lo que hacemos e incluso, lo que usamos tiene un impacto en nuestro cuerpo. Ya no solo es importante saber qué estamos metiendo dentro de él, sino también lo que ponemos sobre él. El estudio liderado por José Luis Domingo, del Laboratorio de Toxicología y Salud Ambiental de la Universitat Rovira i Virgili, advierte que las toxinas son absorbidas a través de la piel, pero luego el organismo se encarga de distribuirlas a través del torrente sanguíneo hasta llegar a órganos y tejidos.

La mayoría de los productos presentes en la ropa son productos potencialmente tóxicos. En la lista se incluyen, por ejemplo, los retardantes de llamas que se usan para evitar la combustión; los bisfenoles, benzotiazoles y ftalatos, que pueden incidir como disruptores en nuestro sistema endocrino afectando el funcionamiento hormonal; y las aminas aromáticas, asociadas a efectos cancerígenos.

Todo empeora con el tipo de prenda, pues mientras que los abrigos o chaquetas se encuentran en un menor contacto con la piel, la ropa interior y los pijamas permanecen en contacto directo por largos períodos de tiempo. Los químicos presentes en la ropa son disruptores endocrinos, es decir, sustancias que al ingresar en el cuerpo a través del contacto con la piel pueden alterar o modificar el equilibrio hormonal.

Las hormonas controlan muchas de las funciones del cuerpo a través de señales químicas. El blog ecofriendly y slowfashion, Sunsais, explica que los químicos de la ropa pueden interferir, aumentar o anular las señales del sistema endocrino, ocasionando la aparición de diversas enfermedades en el sistema reproductivo femenino y masculino, problemas de crecimiento, trastornos metabólicos, problemas cardiovasculares y alteraciones neurológicas. El material sintético de la ropa interior

La mayoría de las prendas se encuentran hechas de materiales sintéticos como las poliamidas (nylon), el elastano o el poliéster y, aunque puedan brindar una mayor comodidad o una bonita apariencia, lo cierto es que no son las más recomendables. Al estar fabricadas con una mezcla de fibras sintéticas, requieren de la utilización de muchos químicos. La experta en el medioambiente y la salud, Marci Zaroff, hace un análisis detallado de los químicos utilizados en cada prenda y su efecto dañino sobre la salud, en una entrevista realizada por el blog Goop. De acuerdo a su investigación, explica que en el caso de la ropa interior fabricada con materiales sintéticos, se utilizan: formaldehído, vocs, pfcs y plastisol, compuestos relacionados con la aparición de cáncer, alergias, irritaciones, problemas respiratorios y por ser disruptores endocrinos.

Además, Zaroff recuerda que este tipo de tejidos son muy difíciles de teñir debido al porcentaje de microplásticos presentes en este tipo de tejidos, por lo que en las prendas de colores más oscuros o llamativos se utilizan minerales pesados como plomo, bromo, cadmio o antimonio, altamente tóxicos y relacionados con problemas en el ADN, en la reproducción, en la formación de células sanguíneas, en el hígado y riñones.

Sumado a esto, los tejidos sintéticos son el perfecto cultivo de hongos y bacterias que producen infecciones e irritaciones en las zonas íntimas, al retener la humedad y el calor. ¿Qué pasa con la ropa interior de algodón?


Aunque es la más recomendada por ser hipoalergénica y por su capacidad para absorber la humedad y evitar la proliferación de hongos, tampoco es una opción libre de químicos. Un estudio publicado en el Environmental Health Perspectives reveló que toda prenda de algodón posee una sustancia llamada Nonylphenol Ethoxylates (NPE) que, al usarse en ropa interior, puede causar infertilidad, cáncer de mama o abortos espontáneos en mujeres embarazas.

Según la web experta en ecología Terra: ecología práctica, el cultivo de algodón ocupa un 48% de los cultivos textiles a nivel mundial, por lo que un 25% de los agroquímicos van destinados a él. El glifosato es uno de los herbicidas más utilizados en el algodón, conocido por ser cancerígeno y potencialmente relacionado con el autismo. Además, para garantizar la mejor estética en las piezas se suele utilizar cloro o lejía para el blanqueamiento y eliminación de manchas, pudiendo causar asma u otro tipo de problemas respiratorios.

La pregunta es, ¿si las fibras sintéticas y el algodón no son las mejores opciones, entonces cuál es?


El algodón orgánico o ecológico. Si eliminamos la mayor parte de los químicos presentes en el algodón, obtenemos una pieza práctica, saludable, cómoda y además, sostenible con el medioambiente.


Espero este artículo haya creado conciencia alrededor de un Tema creo debemos comenzar a aprender más para poder discernir lo adecuado para nuestra salud.


Gabriela Ana

Coach de Salud Holística

+34 604 398 948


Referencias:


Articulo original Sunsais

Articulo original La Marca Well



Comentarios

Obtuvo 0 de 5 estrellas.
Aún no hay calificaciones

Agrega una calificación
P6129031.jpg
logo_01_blanco.png

GABRIELA ANA

Health Coach

bottom of page