top of page

La vida es transformación constante.

Reconectar - Renacer



Somos mariposas dando a luz una nueva y mejor versión sin negar, sin embargo, nuestras sombras ni lo que fuimos. Cuando cultivas una mente meditativa, te sintonizas con el infinito, aquello que no muere. Infinito.


La única manera de no quedar atrapado entre la mente negativa que, por ejemplo, te hace sentir inseguro y la mente positiva que encontrará miles de razones para explicar y sostener esa inseguridad, es pasar a un estado mental neutral, que nosotros, los yoguis, llámalo Shuniya , el punto cero. Donde los residuos de ayer no mandan hoy. Practica sentarte en meditación, cierra los ojos, inhala profundamente, concéntrate en tu tercer ojo, abre tu chakra del corazón y ve a ese espacio Shuniya .


Ve a cero.

A ese espacio donde no hay nada más que hacer.

Eres tu guardián de la sabiduría.


Cultiva ese espacio cada vez más. Entonces, cuando más tarde en el día surja un problema, o te obsesiones con tu cuenta bancaria, o te sientas abrumado, recuerda inhalar profundamente y regresar a ese espacio.


Es increíblemente poderoso porque en ese espacio accedes a tu esencia y al cosmos. Trasciende el momento con tu propia sabiduría, que es shunya, vacuidad y neutralidad. Date cuenta de que lo que te creó es perfecto y tú eres perfecto.


Accede a esa perfección.

Necesitas sentirlo. Para reconectar con tu núcleo y convertirte en tu propio maestro.


Y aprender a acceder a ese espacio sagrado e infinito en TI y a cultivar este vacío te dará acceso a la unión. Sintoniza tu mente y corazón con el cosmos.


La vida es un proceso. Es un proceso con propósito y significado. Es una función del Universo. Es la acción presente de una actividad eterna. A veces, para ser feliz en el momento presente hay que estar dispuesto a renunciar a toda esperanza de un pasado mejor.


La felicidad total es algo que todos buscamos y anhelamos. Muchas veces confundimos felicidad con placer. Pero la verdadera felicidad proviene de nuestro interior y de la unión con el Infinito.


El estado de plena Bienaventuranza se llama Ananda, y muchas de las prácticas yóguicas buscan alcanzar un estado de unión.



Vientos de cambio, el cuerpo también tiene sus estaciones.

Pero el alma es libre.

Libre para creer y crear.

Libre de pensar y dejar de hacerlo.

Libre para sentir o reprimir.

Libre para amar o contener la respiración, bajar los latidos del corazón al mínimo.

Libre de tener fe o de hacerse pequeño.

¡Gratis, gratis, gratis!

Libre de ser y hacer.

Libre de cambiar o mantener.

No hay nada más poderoso que un alma consciente.

Consciente de que es libre.



Que nunca olvides:


Eres un alma libre.

Realmente empiezas a sanar cuando te entregas, cuando perdonas a los demás, pero sobre todo te perdonas todo a ti mismo. Y te das cuenta que cada respiro es resurrección, cada día puedes empezar de nuevo. Nuevo, desde tu corazón, desde tu alma.

No pierdas el tiempo intentando entender por qué, quién o qué. Simplemente inhala y sé agradecido.


Porque tienes la oportunidad en cada respiración de sentir la alegría, la dicha y la perfección que ya eres y que siempre serás. No pierdas más tiempo culpándote a ti mismo o a los demás. Simplemente invita a tu alma a unirse a ti en esta experiencia humana.


Pídele a tu alma que te ayude a abrir tu corazón y rendirte.


Confía

Confía en tu alma y sé feliz.

La felicidad es cuando la emoción se convierte en devoción.

Cuando todo en tu vida se Gobierna por la Compasión.

De eso se trata toda esta vida, de transformar la emoción en devoción.

¡Sé tu mismo!



Con amor

Gabriela Ana

Coach de Salud Holística

Commenti

Valutazione 0 stelle su 5.
Non ci sono ancora valutazioni

Aggiungi una valutazione
P6129031.jpg
logo_01_blanco.png

GABRIELA ANA

Health Coach

bottom of page