top of page

¿Qué es la Psiconutrición?



¿Cómo nos afectan nuestras emociones cuando comemos?


Puede que en alguna ocasión te hayas hecho esta pregunta, y lo cierto es que nuestras emociones influyen de manera directa en nuestra motivación al comer. En muchas ocasiones nos refugiamos en la comida cuando vivimos emociones desagradables. Sin embargo, depender de la comida para llenar vacíos o evitar emociones puede volverse en nuestra contra.

Por ello, es necesario encontrar soluciones de bienestar que se adapten a tu organismo en función de tus emociones. Un plan personalizado basado en la psiconutrición puede ser la solución perfecta para que tu cuerpo y mente consigan el equilibrio deseado.


En Epixlife te contamos qué es la psiconutrición y cómo puede ayudarte para conseguir un bienestar físico y mental.

Qué es la psiconutrición y en qué situaciones puede ayudarte

La psiconutrición es un método innovador que estudia nuestra relación con la comida, teniendo en cuenta las emociones, las conductas, el contexto social y las relaciones sociales. Este método surge de la unión de dos disciplinas, la nutrición y la psicología, con la finalidad de mejorar el bienestar físico y mental. La psiconutrición trabaja nuestra relación con la comida, ya que su enfoque propone que la manera en la que comemos, es la muestra de cómo nos queremos. Pero esta nueva disciplina no solo se aplica a los trastornos alimentarios, sino que también se involucra en aquellos aspectos más difíciles de diagnosticar y que cada día afectan a más personas, como la ansiedad, los atracones, o el rechazo del cuerpo, entre otros. La psiconutrición tiene en cuenta las emociones, pero también las conductas aprendidas, los pensamientos, los factores sociales y laborales, entre otros, ya que todos aquellos están relacionados con tus elecciones y comportamientos alimentarios.


Gracias a la psiconutrición puedes conocer las causas que te están llevando a encontrarte en situaciones como:

  • Tener la sensación de que llevas toda la vida haciendo dietas sin conseguir resultados.

  • Sentir apatía por la comida y alimentarte menos de lo habitual.

  • Comer alimentos que sabes que son malos para tu salud y sentir culpa por ello.

  • Contar las calorías de todas las ingestas, prohibiéndote y privándote de alimentos

  • No tener fuerza de voluntad para consumir alimentos beneficiosos para tu salud.

En resumen, un plan personalizado basado en la psiconutrición, te permitirá romper todas las barreras que impiden controlar lo que comes y cómo lo comes. Pero, ¿qué valor científico tiene la psiconutrición? La emoción es un fenómeno conductual complejo que involucra varios niveles de integración neuronal y química, que afecta a nuestra respuesta alimentaria a lo largo de todo el proceso de ingestión.

Las últimas investigaciones señalan que, la forma en cómo regulamos nuestras emociones permitiría controlar la cantidad o calidad de los alimentos que ingerimos, siendo esta una estrategia efectiva para el control alimentario. La literatura señala que nuestra ingesta aumenta cuando sentimos emociones negativas como la ira, la apatía, la frustración, el estrés, el miedo, la pena, la ansiedad, la inquietud, la soledad o el aburrimiento, afectando a nuestras respuestas alimentarias.

Por ejemplo, se considera que la ira es una emoción que influye de forma importante en los trastornos por atracón. Además, las emociones negativas hacen que nos apetezcan más los llamados alimentos “reconfortantes”, un grupo de alimentos caracterizados por unos altos niveles de azúcares y grasas. Por el contrario, el aumento de la ingesta de alimentos frente a emociones positivas ha sido poco estudiado, pero no se ha relacionado con el exceso de peso. Se ha comprobado que la presencia del comedor emocional es más prevalente en mujeres que en hombres; en personas obesas que, en aquellas con estado nutricional normal, y en contextos de restricción alimentaria.

Aunque la nutrición y la psicología ejercen una fuerte influencia en el estilo de vida, también se podrían incluir otros elementos que están implicados en tu bienestar como: un buen descanso, la prevención del estrés crónico, el mantenimiento de la actividad física y la existencia de patologías médicas. Por tanto, estos elementos junto con la psiconutrición harán posible una mayor

adherencia que permitirá que nuestra motivación aumente durante el proceso.

Beneficios de la psiconutrición


Como hemos comentado, la psiconutrición puede ser efectiva en casos de trastornos alimentarios como la ansiedad por comer o hambre emocional. Pero también en intentos de bajar de peso o comer mejor sin resultados efectivos. Así que, si sientes que necesitas un enfoque diferente porque te sientes desmotivado/a para hacer un cambio de hábitos; no estás satisfecho/a con tu imagen corporal; tienes problemas de salud relacionados con la nutrición y necesitas un cambio de hábitos; la psiconutrición tiene grandes ventajas para salir del círculo vicioso de las dietas y crear el estilo de vida que deseas:

  • Reduce el estrés y la ansiedad.

  • Permite diferenciar hambre psicológica y hambre fisiológica.

  • Mejora el control de tu alimentación a través de la concentración.

  • Aumenta la autoestima y la motivación gracias a la gestión emocional.

  • Ayuda a que cumplas unos objetivos realistas.




Todo esto permitirá que tus hábitos cambien de manera inteligente, adecuándote a una dieta saludable que te permita sentir una sensación de bienestar en todos los aspectos de tu vida. Los estudios demuestran que los tratamientos multidisciplinares son más eficaces que en los que se aplican disciplinas aisladas. Gracias a la psiconutrición se mantiene una buena adherencia del paciente, con pérdida de peso adecuada, reducción de las complicaciones físicas y mantenimiento a largo plazo de los resultados conseguidos. Un tratamiento nutricional es más que poner dietas. Por eso en Epixlife identificamos las necesidades nutricionales que influyen en la expresión de tus genes para encontrar los alimentos apropiados para tu organismo en base a tu bioinformación. Recuerda que lo que comemos no solo afecta a cómo nos sentimos, sino que, cómo nos sentimos también afecta a nuestra manera de comer.


Te interesa recibir mas información ?


Gabriela Ana

Coach de Salud Holistica