top of page

Suplementos: Cuales y porque son necesarios.

Actualizado: 9 may 2022

La base de la salud, es un articulo publicado por Carol Hunter , viernes, 26 de mayo de 2017, y me pareció interesante compatirlo, porque aunque esta escrito en

Estados Unidos se aplica a todos los países. Desde 2017 a la fecha los suplementos

se han vuelto una moda. Pero cuales sirven realmente? y porque son necesarios?


"Ya he escrito antes sobre la suplementación de vitaminas y minerales , pero para los que prestamos servicios sanitarios, somos muy conscientes de su importancia como paso fundamental hacia una salud excelente. En nuestras consultas, nos enfrentamos a diario a las consecuencias de la desnutrición subclínica, a lo inadecuado de nuestra actual dieta mayoritaria, al impacto de las secuelas de los pesticidas y a la resistencia médica establecida hacia la suplementación. Y lo que es más importante, nos enfrentamos a la falta de apoyo financiero a los servicios de prevención, y eso incluye la suplementación. Hemos avanzado un poco, ya que ahora muchas multivitaminas, la vitamina D y a veces la melatonina están cubiertas por el seguro médico . Esto es más importante de lo que puedo decir, porque aunque muchos de mis pacientes están dispuestos a seguir la suplementación, no pueden permitírselo a menos que su aseguradora coopere. Los grupos socioeconómicos más bajos son los que más necesitan estos suplementos. Lo sé porque los sigo de una hospitalización a otra.


Mi trabajo consiste en mantenerlos fuera del hospital, al menos en lo que respecta a su salud mental. Pero, ¿quién puede decir que la joven de 35 años que fue hospitalizada con graves ideas suicidas no tenía carencias de hierro, vitamina B6 o vitamina C o D? Como no solemos hacer pruebas para detectar deficiencias vitamínicas, es posible que no descubramos el culpable subyacente de esos pensamientos que amenazan la vida. La carencia de hierro puede provocar falta de concentración y de energía, síntomas de los que se queja con frecuencia la salud mental. La deficiencia de B6 también puede provocar depresión y ansiedad, causando la disminución de las cantidades de serotonina, la hormona del bienestar, la dopamina y la melatonina. La disminución de la melatonina puede producir todo tipo de trastornos del sueño, desde la dificultad para conciliar el sueño, hasta el insomnio medio y el despertar temprano por la mañana. De todas las quejas que escucho a diario de los pacientes, la número uno es la incapacidad para afrontar el estrés. Aparte del componente psicológico que refleja las habilidades inadecuadas de afrontamiento, hay una base fisiológica para esto también. La vitamina C se almacena en las glándulas suprarrenales y ¿cuántas veces hemos oído el término "agotamiento suprarrenal"? Algunos culpan de la mala respuesta suprarrenal al consumo de demasiado café, pero la deficiencia de vitamina C sería una mejor suposición. La vitamina C es crucial en la producción de muchas hormonas y neurotransmisores importantes en el cuerpo y cuando la norepinefrina, la tiroxina y la dopamina se agotan, pasa factura a la capacidad de una persona para combatir el estrés diario.



Nuestro estilo de vida actual es, en gran medida, poco saludable. Imagínese esto: después de una mala noche de sueño y de despertarse con un estado de ánimo irritable, una persona lucha contra el estrés del tráfico congestionado para llegar al trabajo y trabajar 8 horas o más bajo luces fluorescentes en un entorno artificial con demasiado ruido, sin tiempo suficiente para comer, relajarse y, a menudo, incluso para ir al baño. El ritmo del mundo laboral no espera a quienes no pueden seguir su ritmo y estas exigencias pueden llegar a ser abrumadoras. Cuando los mecanismos habituales de afrontamiento ya no parecen funcionar, pueden surgir una serie de respuestas poco saludables, desde cerrarse y caer en una grave depresión en la que la persona lucha incluso por salir de la cama hasta enfurecerse y montar en cólera que pone a los demás en riesgo potencial. Otra respuesta es el consumo excesivo de alcohol o de cualquiera de las muchas sustancias ilícitas que son tan fáciles de conseguir hoy en día, pero que causan un completo estrago en la vida de una persona.


Hace poco escuché el seminario web de la Dra. Tieraona Low Dog sobre "Epidemia silenciosa: los peligros ocultos de las deficiencias nutricionales", patrocinado por Emerson Ecologics. Al final de la presentación, se me saltaron las lágrimas al enfrentarme a la posibilidad de que, en mis esfuerzos por ayudar a los pacientes recetándoles potentes medicamentos, podría haber empeorado su estado. Los medicamentos que utilizamos en salud mental son, como todos los medicamentos recetados, extremadamente potentes. El Dr. Low Dog habló del efecto de los medicamentos anticonvulsivos que agotan la vitamina B12 y el folato. Los anticonvulsivos son una de las dos clases de medicamentos que utilizamos como estabilizadores del estado de ánimo. Junto con los ISRS y los IRSN, hay muchos medicamentos que contribuyen a la osteoporosis. Lo único que me hizo sentir un poco mejor es el hecho de que, desde que puedo recordar, he recomendado un suplemento multivitamínico/mineral a TODOS mis pacientes y, con los años, la vitamina D3, los aceites de pescado y la melatonina también están en la lista. Para aquellos que sienten que no pueden hacer frente, se sugiere un complejo vitamínico B de alto estrés con el 100% de la cantidad recomendada de cada vitamina B. Me alegra decir que la mayoría lo sigue y me gusta pensar que, en general, mis pacientes mejoran.


El Dr. Low Dog también abordó los verdaderos orígenes de nuestros síndromes de deficiencia, la falta de calidad del suelo en el que se cultivan nuestros alimentos junto con el amplio uso de pesticidas en la actualidad. Yo añadiría que otro factor es el consejo dietético bienintencionado pero incorrecto de la comunidad médica, que nos empuja a comer claras de huevo y a desechar la yema perfecta, que contiene todos los nutrientes para mantener la vida excepto la vitamina C. Los malos hábitos dietéticos junto con la pequeña exposición diaria a esos desagradables "disruptores endocrinos" han contribuido muy probablemente a un número creciente de niños con trastorno de déficit de atención. En lugar de examinar la verdadera causa, lanzamos medicamentos más potentes a estos niños y, aunque estoy autorizada a hacerlo, tengo mis serias reservas al respecto. He vivido lo suficiente como para saber que cuando yo crecía no existía el TDAH. ¿Por qué la incapacidad de concentración de tantos niños ha alcanzado hoy proporciones epidémicas? Creo que debemos examinar más de cerca los orígenes fisiológicos del problema.



Quieres conocer mas acerca de tus deficiencias nutricionales?

Solicita información sobre los test epigeneticos, que te brindaran amplia información sobre tu estado actual de salud y como corregirlo.


Investiga, y sobretodo escucha tu cuerpo.

Te mereces una vida mejor!

Con gratitud


Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
P6129031.jpg
logo_01_blanco.png

GABRIELA ANA

Health Coach

bottom of page