top of page

Hibiscus y sus mágicas propiedades

Actualizado: 18 abr

El hibiscus es un arbusto herbáceo de la familia de las malváceas. Es originario del norte de África y del sudeste asiático y se cultiva como planta perenne en todas las regiones tropicales y subtropicales y como anual en las regiones templadas. Hay cientos de especies de hibiscos, incluidos los numerosos

especies de hibiscos ornamentales de jardín con flores grandes y coloridas; sin embargo, el Hibiscus sabdariffa, que es la especie de la que hablamos aquí, tiene flores más pequeñas y menos vistosas.


Anticatarral, antiinflamatorio, antimicrobiano, antioxidante, astringente,

cardiotónico, demulcente, diurético, hepático, estimulante, refrigerante, tónico reproductivo. Refrescante y secante.




Tradicionalmente, los cálices de hibisco se han utilizado en todo el mundo como

"refrigerantes" para enfriar el cuerpo (Engels, 2007). En Egipto, el hibisco se ha usado como diurético y para las enfermedades cardíacas y nerviosas; en el norte de África para en el norte de África para la tos y el dolor de garganta; en Europa para los resfriados y la congestión de las respiratorias, insomnio y como laxante y diurético; y en Irán para la hipertensión (Engels, 2007).


La naturaleza ácida, astringente y refrescante del hibisco ayuda a enfriar y regular

la temperatura del cuerpo, así como a tonificar y refrescar los tejidos irritados en el tracto digestivo y el sistema genitourinario. Este está especialmente indicado en el caso de estados de sobrecalentamiento e inflamación en el cuerpo, como la irritación en el hígado, el estómago, la vejiga, el tracto urinario el útero o el colon. El hibisco también es limpiador, ayudando a mover la mucosidad atascada en los pulmones y la energía en los sistemas digestivo, respiratorio, circulatorio y digestivo y reproductivo.


A nivel energético, el hibisco es una planta muy sensual y placentera. Sus propiedades diuréticas favorecen el movimiento y la liberación en la región sacra

mientras que su naturaleza placentera fomenta la receptividad y ayuda a abrirse

a la conexión íntima.


Los deliciosos cálices de color rojo intenso se cosechan y se utilizan frescos o secos para hacer té, tintura, glicerina, jarabe, miel infundida o mermelada. El té de hibisco es una bebida muy apreciada en muchas culturas del mundo, a menudo preparada endulzado y con canela, clavo, nuez moscada, jengibre, zumo de limón o menta.


Se llama "acedera" en el Caribe, "agua de Jamaica" en América Latina,

"karkade" en el norte de África, Italia y Rusia, "arhul ka phool" en la India y

"té agrio" en Irán.


La mayoría de las especies de hibisco se consideran seguras. El hibisco se considera un emenagogo en algunas tradiciones, por lo que hay que evitar grandes dosis durante el embarazo ya que hay informes de que estimula la menstruación.



Infusión de flor de Hibisco


La infusión de hibisco tiene un sabor ácido, similar al arándano.

Se puede endulzar con miel o azúcar de coco.

O preparar la infusión con hierbas más dulzonas como la manzanilla, salvia o menta.


Para la infusión se añade 1/2 cucharada pequeña de flor de Hibisco ecológica en una taza, agregamos agua hirviendo.

Dejamos reposar 10 minutos.

Colar , endulzar y beber templada.


Receta de Agua de Jamaica

1/2 taza de Flor de Hibisco ecológico

2 litros de agua

1/2 taza azúcar de coco o miel cruda (según el gusto)

Hervir 1 litro de agua (reservar el otro litro)

Añadir las flores y el azúcar

Hervir 3 minutos. Apagar y dejar reposar 15 minutos.

Colar y añadir el otro litro de agua fría.

Refrigerar 6 horas o más.

Se bebe bien frío, se puede añadir hielos y menta fresca.



>Disfrútalo y deja tus comentarios sobre los resultados de esta planta maravillosa.


Con Amor,

Gabriela Ana

Coach Salud Holistica

Comentarios

Obtuvo 0 de 5 estrellas.
Aún no hay calificaciones

Agrega una calificación
P6129031.jpg
logo_01_blanco.png

GABRIELA ANA

Health Coach

bottom of page