top of page

Alegoría Del Zodíaco

(Tomado de “Karmic Astrology” vol.1 – M.Schulmann)


Fue temprano en la mañana. Dios se presento ante sus doce hijos y sembró en cada uno de ellos una semilla de vida humana. Se acercaron a él, uno por uno, para recibir los regalos que les habían sido asignados.


“A ti, Aries, te doy mi semilla primero, para que tengas el honor de plantarla en la tierra. Por cada semilla que plantes cosecharás miles. Serás el primero en penetrar en la tierra de la mente humana con Mi Pensamiento, pero no es tu responsabilidad mantenerla, ni hacéis preguntas al respecto. Vuestra vida consiste en acción y vuestra única tarea es empezar a concienciar a la gente de Mi Creación. Para el éxito de vuestra misión, os doy la estima de ti mismo". Con calma, Aries volvió a su lugar.


«A ti, Tauro, te doy el poder de hacer fructificar la semilla. Tu trabajo es de suma importancia; requiere toda tu paciencia porque tendrás que terminar lo emprendido, de lo contrario verás las semillas que se las lleva el viento. No tendrás que dudar, ni cambiar de opinión en el camino, ni depender de otros para el trabajo que te asigno. Para esto te doy la fuerza. Úsalo sabiamente.” Y el Toro volvió a su lugar.


«A ti, Géminis, te doy las preguntas sin respuesta para que puedas dar a los hombres entendimiento mutuo. Nunca sabrás por qué hablan y escuchan, pero en tu búsqueda de la respuesta encontrarás mi regalo: el Conocimiento.” Y el Géminis volvió a su lugar.


«A ti, Cáncer, te encomiendo la tarea de enseñar las emociones a los hombres. Te pido que provoques sus risas y sus lágrimas, para que su vida y sus pensamientos creen plenitud en sus profundidades. Para esto te doy la Familia, para que tu plenitud la haga próspera». Y Cáncer volvió a su lugar.


«A ti, Leo, te doy la tarea de mostrar el esplendor de Mi Creación a los ojos del mundo. Pero debéis tener cuidado con el orgullo y recordar siempre que es Mi Creación, no la vuestra. Si olvidas, los hombres te despreciarán. Encontraréis grandes alegrías en la misión que os encomiendo, si la realizáis perfectamente. Para ello debéis poseer el don del Honor». Y el León volvió a su lugar.


«A ti, Virgo, te pido que juzgues lo que el hombre ha hecho de Mi Creación. Debéis examinar con mucho cuidado su comportamiento y recordarle sus errores para que Mi Creación se realice a través de vosotros. Por esto os doy la Pureza de Espíritu». Y la Virgen volvió a su lugar.


«A ti, Libra, te encomiendo la misión de servir, para que el hombre esté atento a sus deberes para con los demás. Debe aprender tanto a cooperar como a reflexionar sobre el otro lado de sus acciones. Te colocaré donde reina la discordia. Para ayudarte en tus esfuerzos, te doy Amor». Y Libra volvió a su lugar.


«A ti, Escorpio, te encargo una tarea muy difícil. Tendrás la habilidad de conocer el alma humana, pero no te permitiré hablar de lo que aprenderás. Muchas veces os entristeceréis al ver cómo son realmente las cosas y qué os distraerá de Mí y os hará olvidar que Yo no soy la causa de vuestro dolor sino la perversión de Mi Pensamiento. Penetraréis tan bien en el alma humana que acabaréis viendo al hombre como una bestia y en vuestro corazón lucharéis tan ferozmente contra esta bestialidad que os descarriaréis. Pero cuando vuelvas a Mí, Escorpio, guardaré para ti el don supremo de la Determinación.” Y Escorpio volvió a su lugar.


« Sagitario, te pido que hagas reír a los hombres porque les amarga la incomprensión de Mi Pensamiento. Gracias a la risa, tendrás que darles la esperanza que los traerá de vuelta a Mí. De esta manera tocaréis a muchísimas almas, aunque sea por un instante, y cada vez experimentaréis inquietud. A ti, Sagitario, te doy la Abundancia infinita que sabrás esparcir hasta los rincones más oscuros para traernos luz». Y Sagitario volvió a su lugar.


«De ti, Capricornio, espero el sudor de tu frente, porque tendrás que enseñar a los hombres a trabajar. Vuestra tarea no es fácil porque sentiréis el trabajo del hombre pesando sobre vuestros hombros. Para que puedas llevar la carga, pongo en tus manos la Responsabilidad del hombre". Y Capricornio volvió a su lugar.


«A ti, Acuario, te doy el concepto del futuro para que el hombre pueda ir más allá de sus propios límites. Conoceréis el dolor de la soledad porque Yo no os autorizo a personalizar Mi Amor. Pero para abrir los ojos del hombre a otras perspectivas, os doy la Libertad. Te permitirá continuar sirviendo a la humanidad siempre que sea necesario.” Y Acuario volvió a su lugar.


“A ti, Piscis, te encomiendo la tarea más difícil de todas. Te pido que tomes sobre ti cada dolor del hombre y me lo entregues. Tus lágrimas tendrán que convertirse en Mías. La tristeza que absorberéis es fruto de la incomprensión del hombre de Mi Pensamiento, pero tendréis que compadecerlo para que vuelva a intentarlo. Para esta difícil tarea, les doy el regalo más hermoso. Serás el único hijo Mío que Me Comprenderá. Pero este don de entendimiento está reservado para ti.

Tú solo, Piscis, porque si tratas de compartirlo con el hombre, no querrá escucharte.” Y Piscis volvió a su lugar.


Entonces dijo Dios: "Cada uno de vosotros tiene una parte de Mi Pensamiento. No tendréis que equivocaros al interpretarlo ni desear el don de vuestros hermanos. Cada uno de vosotros es perfecto, pero sólo lo sabréis cuando seáis Uno". Entonces Mi Pensamiento en su totalidad será revelado a cada uno de ustedes.”


Una vez dejados solos, cada hijo decidió hacer un buen uso del regalo recibido, pero ninguno de los doce entendió ni su deber ni su regalo.




Cuando muy avergonzados volvieron a Dios, Él les dijo: «Todos vosotros creéis que el don del otro es más precioso que el vuestro. Así que les permito intercambiarlos. Y por un instante cada hijo experimentó el éxtasis de proponer todas las posibilidades de la nueva misión. Pero Dios sonrió y dijo: “Regresarás a Mí muchas veces para pedirme que los libere de vuestra misión y cada vez les concederé el deseo. Pasaréis por un gran número de encarnaciones antes de cumplir la misión inicial prescrita por Mí para cada uno de vosotros. Les concedo un tiempo infinito para absolverlo, pero sólo cuando esto se cumpla podrán quedarse Conmigo».



Con gratitud

Gabriela Ana

Holistic Health Coach