top of page

Abrazar nuestro poder interior: un viaje de confianza, paciencia y amor propio



Durante mi estancia en Suiza, los inviernos eran largos y fríos, y el paisaje perdía su verdor y se volvía desolado y espeluznante bajo la nieve reinando el profundo silencio.


A pesar de todo, un hermoso árbol cerca de mi casa se mantuvo firme, perdiendo sus hojas pero conservando su fuerza y sabiduría.


Después de un período de tranquilidad y soledad, la naturaleza repentinamente cobró vida, transformando el entorno en un espectáculo mágico de colores, texturas y vida renovada.

Se sentía como si toda esta vida hubiera estado esperando pacientemente el momento perfecto para florecer, tal como la madre tierra albergaba el milagro de la vida.


A menudo siento un poder latente similar dentro de mí, esperando que surja el momento adecuado, guiado por la confianza y la paciencia que infunde la madre naturaleza.

Cuando mi mente se pregunta si hay algo que hacer, la respuesta es simple: esperar, confiar, nutrirme y cuidarme.


En lugar de buscar siempre más, se trata de apreciar los regalos y las conexiones en mi vida en este momento.


En lugar de perseguir constantemente más, se trata de apreciar las bendiciones y conexiones que adornan mi vida en este mismo momento. Mi voz interior susurra que mis deseos más profundos han sido escuchados, guiándome a reconocer el sentido de pertenencia y plenitud dentro de mí, a pesar de las luchas pasadas por sentirme perdida y no amada.


Es un suave empujón para despertar, abrazar estas emociones y darme cuenta de que soy digno de sentirme en paz y querido. Reflexionar sobre mis oraciones revela que todas las respuestas y posibilidades están justo frente a mí, instándome a confiar en el proceso con humilde aceptación y centrándome en sentir y amar.


Mientras continuaba observando el árbol resistente cerca de mi casa, me sirvió como un conmovedor recordatorio del poder de la paciencia y la perseverancia. Incluso en los inviernos más duros, se mantuvo erguido, simbolizando esperanza y resiliencia.


La transformación que siguió fue nada menos que mágica. El paisaje, que alguna vez fue árido, floreció hasta convertirse en un vibrante tapiz de vida, cada flor y árbol estallaron con energía y propósito renovados. Fue un recordatorio amable pero poderoso de que el crecimiento y el cambio son inevitables, incluso en medio de la quietud y la soledad.

En esos momentos de reflexión, no pude evitar establecer paralelismos entre los ciclos de la naturaleza y mi propio viaje.


Al igual que el árbol, yo también poseo una fuerza latente que espera emerger en el momento adecuado. Es un recordatorio de confiar en el proceso, de nutrir mi propio crecimiento y de apreciar la belleza del momento presente.




Mientras escucho los susurros de mi voz interior, encontro consuelo al darme cuenta de que todo lo que busco ya está dentro de mí. Es un llamado a abrazar mi verdadero yo, a reconocer mi valía y a abrir mi corazón al amor y la abundancia que me rodean.


En este viaje de autodescubrimiento, recuerdo la verdad simple pero profunda de que, a veces, las transformaciones más poderosas ocurren cuando simplemente nos permitimos ser, sentir y amar sin reservas. Y en esa aceptación, encuentro una sensación de paz, regreso a casa y una profunda conexión con la belleza y las maravillas de la vida.




La analogía de la paciencia y la confianza de la naturaleza resuena profundamente y nos recuerda que debemos confiar en nuestro propio viaje y en el momento de nuestro crecimiento. Al nutrir nuestra energía interior con amor y paciencia, podemos permitir que florezca y emerja en el momento adecuado, como una semilla que se convierte en una hermosa flor.

Este mensaje de autocuidado y confianza es un poderoso recordatorio para abrazar nuestro poder interior y confiar en el proceso de nuestro propio crecimiento.



Con amor,

Gabriel Ana

Coach de Salud Holística




Gabriela Ana es una coach de salud holística que se dedica a apoyar y empoderar a mujeres de todo el mundo. Con experiencia en salud y bienestar, Gabriela ha desarrollado una profunda comprensión de la conexión mente-cuerpo y cómo se relaciona con el bienestar general. Su enfoque del coaching se basa en la creencia de que la verdadera salud y felicidad provienen de un equilibrio entre el bienestar físico, emocional y espiritual. Gabriela trabaja estrechamente con sus clientes para desarrollar planes personalizados que incorporen hábitos alimentarios saludables, ejercicio regular, técnicas de manejo del estrés y otras prácticas holísticas. Su objetivo es ayudar a las mujeres a sentirse mejor para que puedan vivir sus vidas al máximo. Con Gabriela como tu entrenadora, puedes esperar recibir apoyo compasivo y sin prejuicios en cada paso del camino.